Producción: Eugenia Campos Guevara

Fotografía: María Inés Duacastella y Soledad Rodríguez

Sonido: Mercedes Gaviria

Arte: Florencia Caligiuri

Montaje: Florencia Tissera

Las hijas del fuego

Albertina Carri

Tres mujeres se cruzan por azar en el fin del mundo e inician un viaje poliamoroso que las transforma hasta devolverlas a su ciudad natal siendo otras, o tal vez aquellas que siempre quisieron ser. Sujetos que sufren frente al orden establecido, frente a lo irreversible de la pasión y frente a lo utópico de un amor único, son desandados en la búsqueda de nuevas formas de relacionarse, alejadas de la posesión y del dolor como ineludible final del amor fuera de todos los cánones. En Las hijas del fuego el andar por las rutas, por el tiempo y por la vida se convierte para las protagonistas en puro goce, en ríos de placer y diversión. Violeta relata por medio de notas en su cuaderno, apuntes para una posible película, las reflexiones y andanzas de Las hijas del fuego: una banda dedicada a acompañar a otras mujeres en la búsqueda de su propia erótica, en la búsqueda de la oportuna forma que cada una tiene de estar en un mundo que desconoce de la voluptuosidad del desapego.